11 de julio de 2016

Vía Verde CihuriEl presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, ha recorrido hoy un tramo de la Ruta Verde Oja Tirón que une Casalarreina y Haro, atravesando los municipios de Cihuri y Anguciana, para enlazar con la Vía Verde del Oja y completar un paseo hasta Ezcaray, como en su día hacía el ferrocarril. Ceniceros ha iniciado el paseo en el Puente del Priorato de Cihuri y ha estado acompañado por el consejero de Agricultura, Ganadería, y Medio Ambiente, Íñigo Nagore, y los alcaldes de Casalarreina, Cihuri, Anguciana y Haro.

"Con este nuevo sendero de 12 kilómetros que hoy inauguramos, La Rioja suma 76 kilómetros de Vías Verdes acondicionadas, que siguen el recorrido de antiguos ferrocarriles: la Vía Verde del Cidacos, la de Préjano y la Vía Verde del Oja", ha subrayado José Ignacio Ceniceros, quien ha destacado la apuesta del Gobierno de La Rioja por consolidar una "excelente" red que cuenta con gran aceptación entre senderistas y cicloturistas, además de para realizar paseos a caballo.

En este sentido, ha indicado que las Vías Verdes "no solo nos permiten descubrir algunos de los paisajes naturales más bellos de La Rioja, sino que nos acercan al interior de los pueblos para poder disfrutar también de su patrimonio histórico y cultural".

El nuevo sendero se conoce como Ruta Verde del Oja-Tirón –no puede entrar en la denominación de Vía Verde al no ir por camino ferroviario- y ha supuesto una inversión de 387.000 euros, cofinanciados por la Unión Europea a través del FEDER. En total son 12 kilómetros que se suman a los 26 de la Vía Verde para ofrecer 38 kilómetros seguidos de ruta cómoda, segura y señalizada, por el valle del Oja.

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente ha editado también 10.000 ejemplares de un folleto informativo en el que se describen los hitos más importantes de cada una de las etapas.

Recorrido

El camino arranca a unos 2 kilómetros del núcleo urbano de Casalarreina, justo donde finaliza la Vía Verde, y pasa por debajo de las rotondas para librar de manera segura las variantes de Casalarreina y Castañares. Paralelo al río, avanza un tramo por el parque fluvial del pueblo y al llegar a la pasarela del Oja, la Ruta cambia de margen. En este punto, desviándose apenas 500 metros, se puede disfrutar de un rato relajado a orillas del río en el área recreativa de Fuente Pobes, rodeados de choperas y abundante vegetación de ribera.

La Ruta Verde continúa, ya por la orilla izquierda del Oja, en dirección a Cihuri atravesando un bello bosque de ribera. A lo largo del camino hay varios puntos donde se puede dejar el sendero y acceder fácilmente hasta el interior de estos sotos y hasta el propio cauce para disfrutar del ambiente que se respira en su interior. De hecho, las alisedas y los bosques riparios protagonizan uno de los tres paneles interpretativos que se han colocado a lo largo del itinerario para ayudar a conocer y comprender un poco mejor los enclaves más singulares. Los otros paneles están dedicados a la presa de Arrauri, y al enclave donde el río Oja desemboca en el Tirón, y en el que se ha acondicionado un mirador. Junto a esto, se han colocado cuatro paneles informativos, uno en cada uno de los núcleos urbanos por los que pasa el sendero: Casalarreina, Cihuri, Anguciana y Haro.

Entre campos de cereal, huertas y viñedos la ruta llega hasta Cihuri, topónimo de origen vasco que significa ‘Villa del Puente’ en honor al puente del Priorato, su construcción más importante y uno de los rincones más bellos de La Rioja, enmarcado por la magnífica silueta de los montes Obarenes y las Peñas de Gembres.

La siguiente parada de la Ruta Verde es Anguciana. El camino hasta el pueblo discurre junto a una zona residencial, y tras cruzar el puente sobre el río Tirón, llega hasta el casco urbano, y lo atraviesa para volver a tomar contacto con el río y la ribera hasta Haro. Frente a la presa de Arrauri, un atril interpretativo desvela el origen y la historia de la famosa frase tantas veces repetida por los viajeros que se acercaban a la estación de ferrocarril de la capital jarrera: ‘ya estamos en Haro, que se ven las luces’.


La Ruta avanza en dirección al paso bajo el viaducto de la autopista por un camino de nueva creación, y enseguida ofrece al usuario dos alternativas para llegar hasta Haro: por el área recreativa del Viano, un precioso camino natural junto al río, ideal para quienes recorran la ruta paseando, pero no apto para bicicletas; o por la Fuente del Moro, un camino mucho más ancho y asfaltado, y apropiado para quienes recorran la ruta en bicicleta.

Junto a la explanada de la fuente del Moro, para poder proseguir la ruta sin tener que salir a la carretera, la Dirección General de Medio Natural ha construido una escollera sobre la que sigue el camino. El sendero finaliza en el parque de Vista Alegre, en la zona urbana de Haro.

Vía Verde del Oja

El proyecto de construcción de la Vía Verde del Oja se inició en 2001. Sin embargo, no fue posible transformar la totalidad del antiguo trazado ferroviario en Vía Verde ya que el tramo que enlazaba Casalarreina y Haro se encuentra ahora ocupado por campos de cultivo y atravesado por carreteras e infraestructuras imposibles de modificar. En un primer momento, por tanto, se acondicionó el trayecto desde Ezcaray hasta Casalarreina, aprovechando el antiguo trazado del ferrocarril que en su mayor parte se conserva de propiedad pública. Un trayecto de 26 kilómetros que enlaza la Sierra de la Demanda con las tierras del Ebro, cruzándose en su ruta con el camino de Santiago, a la altura de Santo Domingo de la Calzada.

Desde que se puso en marcha y se señalizó la Vía Verde, miles de caminantes y ciclistas la han recorrido entera o en parte, disfrutando de sus paisajes y acercándose a sus pueblos de una forma cómoda y segura. En todo este tiempo, no obstante, seguía rondando el deseo de completar un camino que, de alguna manera, comunicara de nuevo Ezcaray y Haro, como lo hizo durante décadas el tren. Ante la imposibilidad de proseguir la Vía Verde como tal, por la ruta del ferrocarril, el Gobierno de La Rioja ha diseñado un trazado alternativo que une estas dos localidades, evitando los problemas de seguridad vial que se daban cuando los transeúntes intentaban cruzar la variante de Casalarreina y tratando de dibujar un recorrido agradable, paralelo al curso de los ríos Oja y Tirón, acondicionando en muchos casos caminos ya existentes, y creando en otros nuevos tramos que permiten darle continuidad.