5 de abril de 2016

Proyecto Ventas Blancas Fassa BortoloEl presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, ha asegurado hoy que la planta de yeso que tiene previsto construir el grupo Fassa Bortolo en Ventas Blancas "contribuirá a impulsar la economía y el empleo cualificado y estable" en esta zona de La Rioja.

Ceniceros ha efectuado estas declaraciones durante la visita a Logroño de la delegación de la firma italiana, encabezada por su presidente Paolo Fassa, para presentar este proyecto empresarial, que lleva aparejada una inversión inicial de 12 a 15 millones de euros y la creación, en esta primera fase, de entre 25 y 30 puestos de trabajo directos y más de 35 indirectos, además de los que generará la propia construcción de la planta.

La nueva planta dedicada a la producción de yeso y otros productos para la construcción se ubicará en los terrenos donde se encuentra la ya extinta Yesos Ventas Blancas, en la pedanía de Lagunilla del Jubera, que Fassa Bortolo adquirió en 2010. "Se trata, por tanto, de un proyecto que se ha estudiado durante mucho tiempo y que ahora comienza a hacerse realidad una vez que ha pasado lo peor de la crisis y se aprecian síntomas de recuperación en el sector de la construcción", ha constatado el presidente autonómico.

"Este proyecto viene de la mano de un grupo consolidado y profesional, con una dilatada experiencia en el sector", ha reiterado Ceniceros sobre esta iniciativa que permitirá al grupo italiano avanzar en su estrategia de internacionalización en Europa. En la actualidad, Fassa Bortolo cuenta con 13 centros productivos y sólo uno de ellos se ubica fuera de Italia, en concreto, en Portugal.

La empresa estima que las obras de la nueva planta podrían empezar en 2018, mientras que la entrada en producción comenzará en 2019, una vez que se completen todos los trámites y autorizaciones necesarios. La idea que barajan los responsables de la firma italiana es que el nuevo centro alcance el 80% de su capacidad productiva entre 2021 y 2023 y se contempla una segunda fase, a partir de 2025, en función de la evolución del mercado de la construcción.

En estos momentos el proyecto se encuentra a la espera de recibir la conformidad de la autoridad ambiental del Gobierno de La Rioja, además de la modificación puntual del Plan General Municipal por parte del Ayuntamiento y su aprobación por parte de la Comisión de Ordenación del Territorio y Urbanismo de La Rioja (COTUR).

Ceniceros ha precisado que "La Rioja es una comunidad abierta, trabajadora y emprendedora; ofrecemos estabilidad institucional y un clima de relaciones laborales apropiado para que iniciativas como esta puedan implantarse de manera eficaz y provechosa tanto para la empresa como para los trabajadores", ha reiterado antes de referirse al Plan de Desarrollo Industrial 2016-2020, en el que se trabaja en estos momentos junto a empresarios y sindicatos, y el plan para impulsar nuevas inversiones que se gestiona desde la Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja (ADER).