29 de septiembre de 2016

Presidente en el Parlamento de La Rioja 01El presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, ha anunciado hoy que en octubre se aprobará el proyecto de Ley de Buen Gobierno y Estatuto del Alto Cargo de La Rioja, una iniciativa enmarcada "dentro del proceso de regeneración democrática que venimos impulsando" y que "dará plena garantía a los ciudadanos de la honestidad y la ejemplaridad de todos los altos cargos de la región".

"Con esta medida legislativa, fijamos los principios de buen gobierno que exigiremos a todos los altos cargos de la comunidad autónoma, favorecemos la prevención de las conductas impropias, mediante un conjunto de instrumentos, y regulamos los derechos y obligaciones que deberán guiar la gestión pública de todos los altos cargos", ha resaltado Ceniceros en el pleno del Parlamento de La Rioja.

Para ello, este proyecto de Ley contemplará el desarrollo de instrumentos como un Código Ético y de Conducta Ejemplar, "exigible a todos los Altos Cargos", así como un "régimen de responsabilidades para los casos de incumplimiento", según ha subrayado Ceniceros. También fijará la presentación anual de las declaraciones de actividades y bienes patrimoniales, y la regulación de las actividades profesionales que no podrán desempeñarse después del cese del alto cargo.

El Gobierno de La Rioja publicará en el Portal de la Transparencia el grado de cumplimiento de estas medidas y remitirá al Parlamento de La Rioja un informe anual con el mismo propósito.

Además, y con el objetivo de reforzar la confianza de los riojanos en sus instituciones, el Gobierno de La Rioja está elaborando el anteproyecto de Ley de participación ciudadana y próximamente aprobará el proyecto de Ley de comunicación y publicidad institucional, según ha avanzado José Ignacio Ceniceros.

Por último, el presidente del Gobierno riojano ha alentado a la Cámara riojana a afrontar la reforma del Estatuto de Autonomía, "motor de nuestra democracia", para incluir otros asuntos propios de la calidad democrática como "la supresión de los aforamientos o la limitación de mandatos". Asuntos que, está seguro, pronto debatirá el Parlamento pero para los que "no hay tiempo que esperar".