29 de junio de 2017

El presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, ha afirmado hoy que el proyecto piloto de integración laboral de refugiados, que lleva a cabo el Ejecutivo riojano con la FER y Cruz Roja y que fue seleccionado por ACNUR como ejemplo de buenas prácticas, "está funcionando y puede ser trasladado a otras zonas".

En este sentido, ha señalado que los resultados son "gratamente sorprendentes", dado que, de las 15 personas que han pasado por el proyecto, 6 se encuentran trabajando con contrato y 4 han realizado las actividades formativas y tienen experiencia laboral en trabajos temporales, mientras que la 5 restantes continúan recibiendo formación y apoyo para lograr su inserción.

José Ignacio Ceniceros ha realizado estas declaraciones al finalizar una reunión de trabajo con la responsable de ACNUR en España, Francesca Friz-Prguda, que ha viajado a La Rioja para analizar la atención que reciben los refugiados en nuestra comunidad con el Ejecutivo regional y con la mesa de coordinación regional para la acogida de refugiados sirios, integrada por responsables de las administraciones central, autonómica y local y de entidades y organizaciones no gubernamentales que trabajan en el ámbito de la integración social.

Asimismo, el presidente del Ejecutivo riojano ha reconocido la "disponibilidad e implicación" de la Federación de Empresarios de La Rioja y de Cruz Roja en el desarrollo de este proyecto que "busca agilizar la integración laboral de las personas refugiadas, trabajando su capacitación para acceder a un empleo".

Por último, ha resaltado que se trata de un proyecto "abierto a la mejora en el futuro" y ha constatado el compromiso del Gobierno de La Rioja de continuar trabajando para dar "una respuesta colectiva, coordinada, responsable y eficaz" a los refugiados. Un compromiso que, según ha indicado, el Ejecutivo riojano comparte con "las muchas personas y empresas que están trabajando a diario en nuestra comunidad para hacer efectivos los derechos de los refugiados de una manera callada", lo que refleja que "La Rioja quiere estar a la altura de este gran reto humanitario".

Por su parte, Francesca Friz-Prguda ha considerado "modélica y muy interesante", para ACNUR y otras entidades que trabajan en el ámbito de la integración, la experiencia que se está desarrollando en La Rioja en la acogida a refugiados y, en concreto, este programa piloto de inserción laboral.

En este sentido, ha destacado como muy positivo el "claro liderazgo político" que caracteriza el trabajo que se lleva a cabo en La Rioja con los refugiados porque "es muy importante que los líderes políticos cumplan su responsabilidad de proteger a los refugiados". Del mismo modo se ha referido a la participación de "todos los actores sociales" en mesa de coordinación regional para la acogida de refugiados, cuya constitución impulsó el Gobierno de La Rioja, y a la "estrategia de comunicación" que se desarrolla para mantener informada a toda la sociedad sobre el trabajo que se lleva a cabo con los refugiados.

Por otra parte, la responsable de ACNUR en España ha considerado "un logro importante" que se haya conseguido la inserción del 40% de los refugiados que han participado en el proyecto piloto y "además, de una forma bastante estable".

Por ello, ha afirmado que este proyecto piloto es una "experiencia muy prometedora, que hay que ampliar y consolidar, y de la cual pueden aprender otras comunidades autónomas".

Programa de acogida

El Pte analiza la situacion de refugiados1Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoActualmente, en La Rioja se trabaja con 90 refugiados en el programa de acogida que gestiona Cruz Roja y se desarrolla en diferentes fases: fase previa de evaluación y derivación, fase de acogida en un centro o dispositivo de acogida y fase de integración.

En concreto, 9 refugiados se encuentran en fase de evaluación y derivación, en la que se realiza una primera evaluación de las necesidades de las personas y se valora su derivación a los dispositivos de acogida temporal.

En la fase de acogida en un centro o piso, además de ofrecer alojamiento y cubrir las necesidades básicas de los refugiados, se trabaja con cada uno de ellos un itinerario social y laboral, buscando su autonomía y plena integración social. En esta fase se encuentran en estos momentos 18 refugiados.

Por último, en la fase de integración y autonomía hay 63 refugiados. Esta fase se inicia cuando las personas finalizan su estancia en los centros/pisos y requieren seguir recibiendo apoyo (económico, orientación social, legal, psicológica. Laboral etc.), aunque también se atiende a personas que, sin haber pasado por un centro de acogida, acuden a este servicio para recibir cualquier orientación y se encuentran en la localidad residiendo con familiares.