31 de agosto de 2017

HAD 1Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl subdirector adjunto al Área de Salud de La Rioja, Carlos Piserra, junto con el jefe de la Unidad de Hospitalización a Domicilio (HAD), Francisco Antón, y el jefe de Farmacia Hospitalaria del Hospital San Pedro, José Ignacio Torroba, ha realizado un balance del servicio de Hospitalización a Domicilio y de Farmacia, que "en 2016 ha evitado 187 ingresos hospitalarios de pacientes procedentes de centros sociosanitarios y casi 150 desplazamientos al servicio de urgencias".

Carlos Piserra ha explicado que en La Rioja se lleva a cabo un programa de asistencia sanitaria integrada en centros de atención social (fundamentalmente residencias de tercera edad), en el que están implicados fundamentalmente los servicios de Farmacia, Hospitalización a Domicilio (HAD) y Cuidados Paliativos. "Se trata de la primera experiencia en coordinación del Hospital San Pedro con residencias, que tiene capacidad para 2.000 residentes", ha detallado.

En este sentido, ha asegurado que "desde Salud, estamos trabajando en diversas iniciativas vinculadas tanto al III Plan de Salud de La Rioja, como a la Estrategia de Atención al Paciente Crónico de La Rioja, que se va enriqueciendo con aportaciones, tanto de los dos niveles asistenciales como de servicios sociales.

De este modo en 2014, gracias a la existencia de la Historia Clínica Electrónica accesible, se ofreció la posibilidad de solicitar valoraciones previas de posibles ingresos en Hospitalización a Domicilio a través de un formulario electrónico de interconsulta. En general, este paso no evitaba el desplazamiento del paciente al hospital, pero se contaba con la posibilidad de que HAD asumiera inmediatamente la asistencia en la residencia habitual del paciente tras una valoración inicial en Urgencias.

A partir de 2016, se realiza una valoración en la propia residencia, a la que se desplaza un equipo del hospital que realiza allí la evaluación del paciente, con el objetivo de evitar desplazamientos innecesarios al hospital, y realizarlos únicamente cuando se considera indispensable realizar determinadas exploraciones complementarias, generalmente pruebas de imagen.

Con este proyecto se ha conseguido la integración asistencial de los pacientes ingresados en los centros de asistencia social, aumentando la comunicación y coordinación interniveles, y permitiendo dotar a estos pacientes de servicios de nivel hospitalario (Hospitalización a Domicilio, Unidad de Cuidados Paliativos Domiciliaria, Farmacia Hospitalaria), en La Rioja.

En este sentido, Carlos Piserra ha afirmado que "nos encontramos ante un sistema de atención sanitaria en continua evolución en el que debemos prestar atención a los pacientes longevos, con esperanza de vida muy alta, que necesita una atención continua, pero no necesariamente vinculada al ingreso hospitalario".

Por otro lado, La Rioja es pionera en completar la Historia Clínica Electrónica (HCE) única del paciente, gracias a la implantación de las nuevas tecnologías, lo que permite el acceso a toda la información desde cualquier ámbito de la asistencia sanitaria e incluso para los ciudadanos a través de Internet.

Esta integración de la HCE permite conseguir ahorros económicos, así como mejoras en la calidad de atención sanitaria a los pacientes. Además, deja a La Rioja preparada para cumplir con los proyectos que a nivel nacional y europeo se están desarrollando en el entorno de la comunicación.

Atención farmacéutica especializada

El programa de atención farmacéutica especializada realizado tanto desde el Servicio de Farmacia del Hospital San Pedro, como por el de Fundación Hospital de Calahorra, según la cercanía geográfica de los centros, optimiza la utilización de los medicamentos prescritos a cada residente. Este proyecto se inició en La Rioja en 2013 y paulatinamente se sigue extendiendo a otros centros.

El procedimiento es el siguiente: el médico prescribe la medicación en el programa de historia clínica electrónica Selene, que se integra con el programa farmacéutico. El farmacéutico revisa esta medicación comprobando su idoneidad y organiza su preparación en bolsas individuales identificadas para cada paciente. Ya en la residencia estos fármacos son administrados por parte del personal de enfermería.

Una de las principales ventajas es que la prescripción se realiza en la Historia Clínica Electrónica y por tanto es visible para los médicos de toda el área sanitaria. Este sistema ofrece una cobertura del plan terapéutico las 24 horas del día. Otro de sus logros, es la conciliación de la medicación que los residentes toman cuando regresan a sus centros después de revisiones con distintos especialistas o tras ingresos hospitalarios. Asimismo, tiene un menor importe para todos, por adoptarse criterios de compra centralizada que se repercuten a precios de costo.

El programa de dispensación aporta una prestación farmacéutica de calidad y eficiencia, con farmacéuticos especialistas dedicados en exclusiva a esta función.