23 de marzo de 2017

FiscalidadImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl consejero de Administración Pública y Hacienda, Alfonso Domínguez, ha subrayado esta mañana, que "La Rioja continua siendo en 2017 una de las comunidades autónomas donde menos impuestos se pagan", algo que ha atribuido a una política fiscal basada "en la reducción de impuestos a ciudadanos, familias y empresas" y a la "voluntad de mantener y ampliar los beneficios fiscales en La Rioja".

Alfonso Domínguez ha comparecido esta mañana, junto con el decano del Colegio de Economistas de La Rioja, Ernesto Gómez, para analizar el estudio sobre el ‘Panorama de la Fiscalidad Autonómica y Foral 2017’, presentado recientemente por el Consejo General de Economistas y el Registro de Asesores Fiscales (Reaf-Regaf) y en el que se hace una foto de la normativa autonómica en impuestos cedidos y se facilitan las comparaciones interterritoriales.

Como ha señalado el consejero, "el Gobierno de La Rioja está convencido de que una política fiscal baja puede generar riqueza y empleo". Por ello, ha continuado, "La Rioja utiliza su capacidad normativa para reducir los impuestos con la finalidad de favorecer el consumo y la actividad productiva, y con ello el crecimiento económico y la creación de empleo".

En este sentido, ha explicado que "la política fiscal del Ejecutivo riojano ha sido uno de los factores que ha ayudado a que La Rioja haya sido una de las comunidades que ha registrado mayores tasas de crecimiento desde la salida de la crisis y, según las previsiones para este año, La Rioja seguirá entre el grupo de comunidades que liderará el crecimiento económico, con previsiones que oscilan entre el 2% y el 2,6%".

Asimismo, ha señalado que esto es posible "gracias al compromiso de La Rioja con la estabilidad presupuestaria y la consolidación fiscal, que se refleja en unos niveles de déficit prácticamente en equilibrio y en que La Rioja sea la cuarta comunidad con menos deuda en el tercer trimestre del año".

Para Domínguez, "aquellas comunidades con una menor presión fiscal, como La Rioja o Madrid, son las que presentan mejores indicadores económicos", por lo que ha defendido "la capacidad de cada Gobierno de decidir la política fiscal más adecuada para su comunidad" y ha reiterado "la importancia de que todas las comunidades autónomas partan de una situación de igualdad, para lo que considera fundamental, "que las comunidades forales participen en los distintos procesos de armonización fiscal, que se susciten en el marco de la negociación del nuevo sistema de financiación autonómica".

"Este es el camino que queremos seguir", ha afirmado el consejero, y "para ello, debemos seguir trabajando para garantizar un marco fiscal adecuado, que genere confianza y seguridad en los ciudadanos, e incentive la inversión y la iniciativa empresarial". En este sentido, ha recordado que "en el marco del Plan de Colaboración Público y Social para la Prevención y Lucha contra el Fraude Fiscal, el Gobierno de La Rioja llevará a cabo la elaboración de un texto refundido de las Leyes Tributarias vigentes en La Rioja con el objetivo de incrementar la transparencia, la seguridad jurídica y ganar en simplificación administrativa".

Panorama fiscal de La Rioja en 2017

Alfonso Domínguez ha hecho un repaso de la situación fiscal de los tributos cedidos a las CCAA. Así, se ha referido en primer lugar al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y ha señalado que "La Rioja es una de las comunidades con el tipo de IRPF más bajo de España". En concreto, el tramo autonómico de este impuesto oscila entre el 9,5% para las rentas más bajas y el 25,5% para las más altas. Así, el tipo mínimo total, sumado el autonómico y el estatal, que se aplica en La Rioja a las rentas más bajas es del 19% y el tipo máximo para las rentas más altas del 48%.

Como ha explicado el consejero, en 2017 el Gobierno de La Rioja "ha consolidado la mayor rebaja fiscal con la aprobación de cuatro nuevas deducciones fiscales dirigidas a familias, jóvenes y a favorecer el medio rural". En concreto, estas deducciones afectan al tramo autonómico del IRPF, que amplía las deducciones por nacimiento y adopción de hijos desde el primer hijo para incentivar la natalidad a medio-largo plazo, de modo que la deducción por el primer hijo es de 120 euros, 150 euros por el segundo hijo y 180 euros por el tercero y sucesivos.

Además, se contempla una deducción de 300 euros por cada menor en régimen de acogimiento familiar simple, permanente, provisional o preadoptivo, administrativo o judicial, formalizado por el órgano competente en materia de menores de esta Comunidad Autónoma de La Rioja, y una deducción del 15% de los gastos en escuelas infantiles, centros infantiles y personal contratado para el cuidado de hijos de cero a tres años.

Por otro lado, la Ley de Medidas incluye una nueva deducción del 5% en el IRPF por la adquisición, construcción o rehabilitación de vivienda habitual efectuadas a partir del 1 de enero de 2017 en pequeños municipios.

En cuanto al Impuesto de Patrimonio, Domínguez ha recordado que desde 2015 los riojanos se benefician de una reducción del 50% en este impuesto, "y seguimos negociando porque es voluntad del Gobierno de La Rioja su total eliminación".

"Algo parecido sucede con el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, dado que se aplica una reducción de entre el 95% y el 100% en función del destino de las cuantías heredadas o donadas, de modo que su presencia es simbólica", ha subrayado el consejero.

Así, en el supuesto de un soltero de 30 años que hereda bienes de su padre por un valor de 800.000 euros, de los que 200.000 euros corresponden a la vivienda del fallecido, en La Rioja pagaría 3.175,92 euros por el impuesto de sucesiones frente a los 164.049,35 euros que se pagarían en Andalucía.

Además, Alfonso Domínguez ha afirmado que "La Rioja es la segunda comunidad, por detrás de Canarias, que menos grava a sus ciudadanos por el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados".

Por último, en cuanto al Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales Onerosas los tipos aplicables oscilan entre el 4% y el 7%, lo que sitúan a La Rioja a la cabeza del ranking de comunidades que menos pagan por este impuesto.