4 de abril de 2016

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente niega las acusaciones sobre el mal estado y abandono de una explotación ganadera ubicada en Foncea que ha realizado Amigos de la Tierra, asociación a la que exige una actitud responsable a la hora de realizar declaraciones que no sólo generan una alarma injustificada, sino que no responden a los hechos reales y perjudican al conjunto del sector agrario riojano.

En este sentido, y si estaban preocupados por las supuestas malas condiciones en las que se encontraba esta explotación, que además es ecológica, lo que no se entiende es que no lo pusieron en conocimiento de la administración riojana para que se iniciara el correspondiente procedimiento.

Los servicios técnicos de la Consejería, tanto del área de ganadería como de medio ambiente, se han desplazado hoy a la explotación que han inspeccionado confirmando el estado normal de los animales en estas fechas. El ganadero, alarmado, se ha personado ante el responsable del Servicio de Ganadería asegurando que comen pienso a diario y que una parte de los animales se encuentran en un cercado que comprende 10 hectáreas debido a una situación puntual.

Con respecto a la presencia de animales muertos, los técnicos han localizado uno y en un lugar poco accesible, siendo pasto para los buitres. Se da la circunstancia de que el ganadero está autorizado para la utilización de cadáveres de animales como alimentación de determinadas especies necrófagas de la fauna silvestre de interés comunitario dentro de las zonas de protección delimitadas.

En relación con el peso de los animales, factores tan diversos como la climatología invernal o la presencia de garrapatas (que se están tratando con productos compatibles con la ganadería ecológica) pueden explicar que el ganado, en general, tenga menos carne.