1 de agosto de 2016

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente celebró el pasado viernes 29 de julio la primera convocatoria del examen del cazador de este año, una prueba que deben superar los aspirantes a cazadores que solicitan por primera vez la licencia de caza en nuestra región, según establece el Reglamento de Caza de La Rioja. También este día se celebró la segunda convocatoria del examen para aquellos que solicitan la licencia de pesca, según establece el Decreto por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la Ley de Pesca de La Rioja.

A la convocatoria del examen de cazador se presentaron 89 personas, de los que un 83% aprobaron y podrán tramitar su licencia de caza. El próximo 30 de septiembre está previsto que se celebre una segunda convocatoria.

El objetivo de este examen es garantizar que todo aquel que se va a iniciar en la práctica de la caza cuenta con capacidad para resolver diversas situaciones que se le puedan presentar en el campo y posee un conocimiento general de la normativa y de las especies cinegéticas.

El examen para obtener este certificado de aptitud en La Rioja lo convoca la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente dos veces al año y consiste en un cuestionario tipo test de 21 preguntas sobre aspectos de legislación de caza, especies cinegéticas y protegidas, modalidades de caza, armas y municiones, ordenación cinegética, normas de seguridad y comportamiento y ética del cazador. Para pasar la prueba deben acertarse al menos 16 de estas cuestiones.

Por otro lado, 14 aspirantes a pescador realizaron la prueba de aptitud y un 85% superó un examen tipo test con 21 preguntas teórico-prácticas y versan sobre legislación de pesca; ecología y biología de las especies de pesca; especies del medio acuático protegidas; modalidades de pesca; técnicas, artes, y aparejos; ordenación piscícola; normas de seguridad, y comportamiento y ética del pescador.

El objetivo de este examen es garantizar que todo aquel que se va a iniciar en la práctica de la pesca cuenta con capacidad para resolver diversas situaciones que se le puedan presentar en los ríos y posee un conocimiento general de la normativa y de las especies piscícolas.