Una variante pensada en el futuro de Logroño

La construcción del complejo sanitario del Hospital San Pedro, los desarrollos urbanísticos de los municipios de Logroño y Villamediana de Iregua y la necesidad de aliviar del tráfico de paso al Barrio de La Estrella, hacían necesaria una actuación de envergadura que permitiese a Logroño disponer de un nuevo acceso por el sur, zona natural de expansión de la ciudad.

La variante de La Estrella representa un ejemplo evidente de la apuesta del Gobierno de La Rioja por la mejora de las comunicaciones de Logroño sin escatimar medios económicos ni técnicos, con una evidente vocación de preservar el entorno medioambiental de la zona y que se plasma en una inversión superior a los 9 millones de euros. La variante se puso en servicio el 17 de septiembre de 2008.

La variante conecta en sección autovía la carretera LR-250 con la trama urbana de Logroño cruzando el Iregua con un espectacular viaducto que une los futuros desarrollos urbanos de Logroño en la terraza superior con la rotonda en la LR-250 en la intersección con el Camino del Cerro de Santa María (Camino de las Graveras).

La variante, además, dispone un acceso directo al Hospital San Pedro con el objetivo de que las emergencias dispongan de un acceso rápido al área de urgancias del complejo hiospitalario. Una variante, en definitiva, pensada en las necesidades actuales de los vecinos del Barrio de La Estrella, y en las necesidades futuras de un Logroño en continua expansión.

►Galería de fotografías aéreas

f