Una apuesta por el medio ambiente

El coste total de las obras de la Variante de La Estrella ascendió a 9,3 millones de euros, lo que supuso, en su día, el expediente de obras más importante de la historia de la Consejería. El Gobierno de La Rioja desechó la opción que era técnicamente más barata y que consistía en salvar el desnivel de 10 metros del camino de Ribaza hasta el lecho del río mediante un terraplén de tierras con el que se rellenaría la márgen izquierda para acceder al puente. Esta opción, con un puente de reducidas dimensiones para salvar el Iregua, hubiera destruido los márgenes del río y su ambiente seminatural de huertas.

La opción técnica que se ejecutó definitivamente conllevó un importante aumento del presupuesto se basó en la construcción de un gran viaducto sobre el Rio Iregua de 345 metros de longitud que ha elevado la vía progresivamente, con pendiente menor del 2%, desde la glorieta en la LR-250 hasta la terraza superior. Esta opción satisface de manera eficaz los objetivos de preservación del entorno y limitación del impacto ya que:

  • evita terraplenes y desmontes, limitando de manera importante las afecciones ambientales
  • respeta la trama urbana de la terraza superior
  • ocupa menos espacio en planta (ya que no existen taludes)
  • reduce volumen de expropiación
  • respeta el tradicional camino de La Ribaza, que se mantiene bajo el puente para el acceso tradicional a las fincas de la zona.

En todo momento, el Gobierno de La Rioja optó por provocar la menor interferencia posible en los aspectos naturales existentes en la Zona de Protección Especial de Huertas Tradicionales consiguiendo, mediante el tramo elevado de la carretera entre el camino de La Ribaza y el cruce del rio, prácticamente no tocar la zona de ribera excepto con las pilas necesarias para la sustentación del tablero. La gran anchura del vano central del puente deja libertad de flujo al rio para facilitar la colonización y permanencia de vegetación espontánea en sus márgenes.

f

f

f