Por lo que respecta a los accidentes por categorías de red, la red básica concentró 51 accidentes con víctimas (para un total de 79 víctimas, 4 de ellas mortales); la red comarcal un total de 57 (77 víctimas en su conjunto, 4 de ellas también mortales); las red local registró 8; los accesos, 10; y las travesías, 1 (los datos de estas tres reflejan un total de 25 accidentes con víctimas, 3 de ellas mortales).

En cuanto a la distribución de la siniestralidad por horas, ésta se concentra en la franja de conducción matinal (de 7.01 a 15.00), con 51 accidentes, y vespertina (de 15.01 a 23.00), con 53, mientras que en la nocturna (de 23.01 a 7.00) sólo se registraron 24 siniestros. Las horas de inicio de la jornada laboral (7 de la mañana), las de la pausa de comida (las 13, las 14 y las 16 horas) y las de fin de la actividad laboral (18 y 19 horas) son, por razones obvias, las que más accidentes contabilizan.

Por tipología, hay que señalar que un 35% de los accidentes (45 accidentes, con 5 fallecidos y 7 heridos graves) se produjeron por circular a una velocidad inadecuada a las características de la vía; un 25% de siniestros (33, con 2 víctimas mortales y 2 graves) estuvieron motivados por una infracción a la norma de circulación; mientras que un 20% de accidentes (25, con un balance de 4 víctimas mortales y 3 graves) tuvieron como causa una distracción del conductor. El resto de tipologías se completa con la conducción bajo los efectos del alcohol (equivale al 7% de los accidentes computados), la irrupción de un animal (casi el 4%), sueño y cansancio (3%), etc.