Las obras se dividen en dos proyectos de construcción independientes: uno para la conexión propiamente dicha entre la Autovía Navarra y la Red de Carreteras del Estado en La Rioja (incluye el cruce del Ebro con un viaducto), y otro para la conexión con la autopista AP-68.

Ambas obras, aunque coordinadas, siguen su tramitación en expedientes separados. A la altura de enero de 2015 las obras superan el porcentaje de ejecución del 85%. El presupuesto global estimado de las actuaciones supera los 105 millones de euros (descargar plano de la actuaciónEste enlace se abrirá en una ventana nueva).

En total, se van a construir 6,5 kilómetros de autovía de los cuales 4,65 se corresponden con la prolongación de la LO-20 y 1,85 con la prolongación de la A-12. A ellos se añaden 2,47 kilómetros que suman las longitudes de los ramales del enlace entre ambas.

La sección tipo es de autovía con calzadas separadas, con dos o tres carriles de 3,50 metros por sentido según tramos, y mediana de ancho variable entre 1,50 y 3 metros. El trazado contará con pendientes máximas del 4%.

1- Conexión de la Autovía del Camino

El trazado de la prolongación de la LO-20 hará un recorrido de Oeste a Este al sur de Logroño, tomando como inicio el punto el comienzo del ramal de acceso a la vía de servicio del Polígono Industrial de La Portalada.

En su tramo inicial, discurrirá sobre el corredor de la N-232, ampliando la plataforma existente y salvando la línea del ferrocarril. El trazado se separará del corredor actual de la N-232 en dirección nordeste para cruzar sobre la vía del ferrocarril y el Arroyo Valsalado, que se salva con una pérgola.

Por su parte, la prolongación de la LO-20 accederá al trazado de la actual N-232 hasta el actual enlace de Recajo. Se modificarán sus dos ramales con el fin de conectarlos a la nueva autovía y se ampliará la glorieta situada al sur de la N-232. El 18 de diciembre de 2014 se puso en servicio el ramal norte de la prolongación d ela LO-20 (sentido Logroño).

Por su parte, la conexión con la A-12 comenzará en la Autovía Navarra, en el término de Viana. En el inicio del trazado, se proyecta un paso sobre la carretera NA-134 (en su tramo entre Mendavia y Logroño) y otro para la reposición del trazado de la Cañada Real Pasada Principal del Ebro.

El cauce central del Rio Ebro se salva mediante un puente metálico de 3.500 toneladas de peso soportado con un arco de 120 metros de luz sobre 14 pares de tirantes (ver detalles del puenteEste enlace se abrirá en una ventana nueva).

2- Conexión con la AP-68

La conexión se realizará mediante un enlace completo tipo trompeta con la LO-20, así como con la N-232 actual en la travesía de Recajo, a través del enlace existente en la propia N-232, que da acceso a la base militar.

El enlace partirá de la glorieta del actual enlace de Recajo, desde la que construirá un ramal que dé acceso a la futura playa de peaje, desde la que parten el resto de ramales que sirven a todos los movimientos de conexión con la AP-68. La situación y disposición de la playa de peaje y el diseño de todos los ramales del enlace, prevé la posibilidad de liberalización del peaje en el tramo de la AP-68 en Logroño.

puente sobre el Ebro

calzada abierta

enlace

enlace