Logroño, 2 de julio de 2010. La Dirección general de Carreteras ha adjudicado a la empresa riojana Ismael Andrés la estabilización del talud situado en la LR-250 en el término municipal de Soto en Cameros (en dirección a San Román) por un total de 231.280 euros y un plazo de ejecución de tres meses. Las obras pretenden mejorar las condiciones de seguridad de la LR-250 en el tramo de 120 metros comprendido entre los puntos kilométricos 27,510 y 27,630 así como evitar que los desprendimientos alcancen el cauce del río Leza.

Sobre esta actuación, el Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, ha señalado que "aunque son pocos los metros afectados, se trata de unas obras que exigen la construcción de caminos de acceso a la base del deslizamiento, movimiento de tierras y drenajes". Burgos ha recordado que, con esta actuación, "se mejorará las condiciones de seguridad de una carretera, la LR-250, que vertebra las comunicaciones del Camero Viejo y que suponen su salida natural hacia Logroño y hacia la N-111".

Las obras a desarrollar consisten en la estabilización de la ladera, en un tramo aproximado de 125 metros. Para ello, se deberá construir un camino de acceso a la base del talud (tendrá cuatro metros de ancho y habrá de salvar pendientes comprendidas entre el 15 y el 17%) para, una vez afirmado el camino mediante la compactación y la extensión de dos capas de 25 centímetros cada una, asentar el mismo mediante la elevación de un muro de escollera de dos tipos: en primer lugar se construirá una escollera de cuatro metros de altura que evitará la permeabilización del río y, posteriormente, otra sobre la anterior para optimizar la protección de ésta. Para la consolidación de las escolleras se emplearán piedras calizas de 1.500 kilos de peso.

La intervención se completará con la creación de dos obras de fábrica transversales a la carretera que permitirán canalizar las aguas de escorrentía.

plan 10-21