27 de agosto de 2014

artesanos del barquillo y de los lacteos

Con esta modificación se da respuesta a diversas solicitudes de inclusión de estos oficios para favorecer el desarrollo del sector y dar cabida a actividades que hasta ahora permanecían fuera del ámbito considerado oficialmente como artesanal.

De este modo, el Repertorio de Oficios y Actividades Artesanas de La Rioja agrupa 126 oficios o actividades artesanas divididas en tres grupos: grupo de artesanía de bienes de consumo, grupo de artesanía artística o de creación y tradicional o popular, y el grupo de artesanía de servicios.

Actualmente, La Rioja cuenta con 270 artesanos reconocidos, lo que supone 225 más que en 2007, año en el que había 45 artesanos. Concretamente, La Rioja cuenta en la actualidad con 184 carnés de artesanos individuales, 60 de empresa de artesanía y 26 artesanos honorarios. Estos artesanos se distribuyen en 140 artesanos artísticos y 130 del sector agroalimentario. Se ubican en 46 municipios de toda La Rioja.Además, pertenecen a 59 oficios diferentes: el oficio más representado es el de pastelero (22), chacinero – charcutero (20) y elaborador de conservas vegetales (13), dentro del sector agroalimentario y de alfarero (20), alpargatero (18), de la artesanía artística. Esta calificación artesanal permite a sus titulares, ya sean artesanos o empresas artesanas, su acceso al Registro de Artesanía y su reconocimiento como tal.

Esta evolución pone de manifiesto la eficacia del Plan de Apoyo a la Artesanía de La Rioja como herramienta al servicio del desarrollo del sector. Este Plan apuesta por este sector como actividad económica que, incorporando valores como la tradición, cultura y el saber hacer, supone tanto un medio de cohesión social en el mundo rural, como un recurso turístico y cultural.

El Plan de apoyo a la artesanía 2012-2015 hace especial hincapié en la integración de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y en la diversificación de los canales de comercialización a través del comercio electrónico. El plan se articula en siete programas de actuación: promoción de la identidad de la artesanía riojana; fomento del asociacionismo; vinculación del turismo y la artesanía; formación; innovación, diseño y TIC; marketing y comercialización y ayudas específicas.