El nuevo régimen de potencial vitícola, en vigor desde el 1 de enero de 2016, regula, entre otras cuestiones, las nuevas plantaciones de viñedo, los arranques y la supresión de los derechos de plantación.