Más de cien años de vida y un papel decisivo en la historia del vino de Rioja avalan a la Estación Enológica de Haro como centro pionero en España en controles de calidad, análisis y asistencia técnica.