El uso de la aplicación a través del REA permite recuperar las superficies declaradas en 2015, facilitando el trabajo al agricultor. A partir de estos datos de partida, se pueden modificar superficies, añadir nuevos cultivos o eliminar alguno de los existentes para adaptarlos a las previsiones de 2016.