La reforma de la PAC ha introducido algunas novedades en las exigencias que debe cumplir el sector agrario en materia de condicionalidad. Estas prácticas, obligatorias para el cobro íntegro de las ayudas, tienen relación con el medio ambiente, las buenas condiciones agrícolas de la tierra, la sanidad vegetal y la sanidad y el bienestar animal.