En el ámbito nacional, La Rioja se inserta en la denominada economía del Valle del Ebro compartiendo muchas de sus características socioeconómicas con Navarra y Aragón. Es una región con una representación escasa en el contexto nacional en términos de superficie y población (el 1% del territorio y el 0,66% de la población), pero con un dinamismo económico por encima de la media nacional.

La Rioja se divide en seis comarcas con unas características agrarias muy diferenciadas entre sí. En el valle se concentra la mayor parte de la superficie de cultivo, en torno a las 161.000 hectáreas, mientras que la Sierra, con más de 100.000 hectáreas de pastizales, está dedicada en exclusiva a la producción ganadera. Si agricultura y ganadería trazan la línea divisora entre La Rioja del valle y la montañosa, las comarcas de Rioja Alta, Media y Baja dibujan su propio mapa de cultivos. En Rioja Alta predomina, sobre todo, cereal, remolacha, patata, viñedo y hortalizas; en Rioja Media, frutales y viñedo; y en Rioja Baja hay preponderancia de hortaliza, frutales, viñedo, olivar y almendro.

El peso de la agricultura en la economía regional (6% del VAB, porcentaje que duplica la media española), ha crecido en los últimos años debido a la evolución favorable del sector vitivinícola y al liderazgo nacional de otros cultivos, como el champiñón.


En 2006, la Producción Final Agraria (PFA) se sitúa en 573,21 millones de euros: 466,7 millones aportados por el sector agrícola (el 80%) y 86,2 millones por el ganadero (en torno al 16%).

Agricultura


En cuanto al valor de las producciones agrícolas -466,7 millones de euros- el vino
supone la mitad de los ingresos con 243,9 millones de euros. Le siguen las hortalizas, con 117 millones (25% de la producción); las frutas, con 47 millones (10%); y, finalmente, los cereales, que aportan 27,4 millones de euros (el 7% de la PTA).




Ganadería


Si nos referimos a la ganadería , el sector con más peso económico es el avícola, que con 26,7 millones de euros supone tercera parte de los ingresos ganaderos; le siguen el bovino, con 21,4 millones de euros (23%), y el porcino, con 20 millones (21%). Por último, el ovino y el caprino ingresan unos 6,76 millones, el 7% de la producción ganadera.