La afectada puede recobrar el dinero de la factura reclamando ante SOLVIT para que las autoridades búlgaras reconozcan su derecho a la asistencia sanitaria, así como informen al médico y le faciliten una persona de contacto en Bulgaria para posibles problemas posteriores.

Tras la intervención de SOLVIT, las autoridades búlgaras enviaron una carta a la paciente en la que confirmaban sus derechos (que el médico reconoció) y le comunicaron el nombre de una persona de contacto en caso de problemas posteriores.

Más información Este enlace se abrirá en una ventana nueva