A los 500 millones de consumidores que viven hoy en día en la Unión Europea (UE) les interesa, sin duda, la calidad, la oferta y la relación calidad precio. Es necesario proporcionarles el acceso a información clara de manera que hagan la elección adecuada, y su confianza al comprar bienes o contratar servicios en otro país de la UE.