FOTO AULAS

Las Aulas de la Tercera Edad, en colaboración con el Gobierno de La Rioja, van a desarrollar a lo largo del presente ejercicio un completo programa de actividades entre cuyas principales finalidades destacan las siguientes: promover el conocimiento de la Unión Europea y el sentimiento de pertenencia a la UE, impulsar la celebración de actividades formativas y culturales, y fomentar la convivencia intergeneracional entre abuelos y nietos.

En esta edición, tal y como han explicado esta mañana el consejero de Presidencia y Justicia, Emilio del Río, y el presidente de las Aulas de la Tercera Edad en La Rioja, José Ignacio Macua, se realizará especial hincapié en la conmemoración del Año Europeo del Envejecimiento Activo y de la Solidaridad Intergeneracional, dos conceptos en los que las Aulas vienen trabajando en nuestra comunidad desde hace años.

Para ello y, entre otras actividades, se va a confeccionar un folleto dirigido a los mayores riojanos que contenga información relativa a programas, prestaciones y otras cuestiones relacionadas con la Unión Europea y el envejecimiento en general. Asimismo, se organizarán actividades que contribuyan a reforzar los lazos de unión entre los mayores con sus hijos y nietos; y se desarrollarán acciones que coadyuven al desarrollo motor e intelectual de los mayores riojanos, tales como paseos, coloquios y reuniones con mayores de otras nacionalidades.

Para poder llevar adelante este programa de actividades, el Gobierno de La Rioja subvencionará este año a las Aulas de la Tercera Edad con 7.000 euros. Las Aulas cuentan en la actualidad con cerca de 700 asociados.

Las Aulas de la Tercera Edad fueron creadas en 1977 por el Ministerio de Cultura como adaptación española de las Universidades de la 3ª Edad que funcionaban y funcionan en varios países americanos y en el entonces Mercado Común. En 33 ciudades españolas el Ministerio de Cultura implantó las Aulas de 3ª Edad y las confió a Instituciones sin ánimo de lucro.

En Logroño, al igual que en otras ciudades, fue la Compañía de Jesús la encargada de desarrollar este proyecto. Fue precisamente un riojano, Francisco Verdú, quien tuvo esta iniciativa, acomodando las experiencias del gran ideólogo francés, Pièrre Vellas, de la Universidad de Toulouse. En 1983 el Ministerio de Cultura transfirió su competencia a las comunidades autónoma. Desde entonces el Gobierno de La Rioja no ha dejado de apoyar con entusiasmo este trabajo a favor de la formación permanente de los mayores.